Comprar suelo laminado en Mallorca

Comprar suelo laminado

Comprar suelo laminado en Parquet Facil es sinónimo de comprar materiales de la mejor calidad a precios muy competitivos.

Comercializamos cientos de suelos laminados de las mejores marcas y prestaciones. Toda una infinidad de modelos para satisfacer cualquier necesidad de diseño, con una gran variedad de colores y formatos entre los que encontrar el producto ideal que mejor se adapte a sus gustos y presupuesto.

El suelo laminado es una opción excelente para dotar cualquier espacio interior -ya sea privado o público- de un aspecto nuevo, cálido y moderno. Y todo ello de forma rápida, económica y sin obras!

¿Qué aspectos debo tener en cuenta antes de comprar un suelo laminado?

Antes de comprar un suelo laminado debemos asegurarnos de adquirir un producto que cumpla con los siguientes requisitos:

  • Calidad y garantía. Evite adquirir productos de «marca blanca» o de origen desconocido. Compre siempre en establecimientos especializados y exija una factura oficial. Es muy importante comprar productos de marcas reconocidas, que cuenten con todas las certificaciones de calidad y seguridad exigidas por la normativa Europea. Compruebe siempre el período de garantía del producto.
  • Tipo de uso y resistencia. Solicite asesoramiento profesional sobre qué tipo de material es el más indicado para el tipo de uso que pretende darle. Un producto destinado a uso residencial no debe usarse para uso comercial. Los suelos laminados se clasifican por clase de uso en función de su resistencia a diversos factores como la abrasión, desgaste, rayado, golpeo, etc. Explique bien sus necesidades y/o particularidades para que le puedan prescribir los productos más adecuados.
  • Colores. Aunque es una cuestión de gustos, y por tanto muy subjetiva, se aconseja no escoger tonos muy oscuros para lugares en los que no haya suficiente luz ya que tienden a empequeñecer el espacio, sin embargo en sitios con mucha luz los tonos oscuros pueden resultar muy elegantes. Por lo contrario, los colores claros dan más amplitud. Los colores naturales o medios resultarán siempre más sufridos que los claros u oscuros, pues los colores neutros disimulan más los detalles, suciedad, etc. Con los tonos rojizos hay que tener especial cuidado, ya que pueden resultar muy agresivos y hay que asegurar muy bien que combinan adecuadamente con el resto de elementos decorativos. Cuidado también con lo tonos muy llamativos a primera vista o de aspecto no muy natural, pues a la larga pueden llegar a cansar.

Si sigue todas estas pautas evitará sorpresas desagradables en el futuro.

SOLICTAR PRESUPUESTO SIN COMPROMISO